Historia con los factores de crecimiento.


Dr. Alexandre Tarragó
www.clinicaveterinariasagradafamilia.com
www.fundaciongarciacugat.es

 

Todo en la vida tiene su historia y su comienzo.

Mi relación con los factores de crecimiento comienza en octubre del 2002, cuando comentando con el Dr. Ramon Cugat, una molestia que arrastraba desde hacía un par de años, exploro mi muñeca, y me dijo que tenía una capsulitis que se había cronificado, y que posiblemente aplicando factores de crecimiento en la articulación afectada (metacarpo-carpal) seguramente se solucionaría, me conto que hacía unos meses estaban aplicando los factores interarticulares, y que los resultados eran muy buenos.

No me lo pensé dos veces y me sometí al tratamiento que todos ya conocemos tres inyecciones de factores con 10 días de separación. En la primera aplicación, a las 24 horas note una mejoría muy importante, ya que dejo de molestarme, y el punto álgido que se mantenía constante desapareció. Después de la tercera aplicación, la inflamación y las molestias al movimiento desaparecieron totalmente, no volviendo a sentir molestias nunca más. Después de esta experiencia, me han puesto factores en rodillas diferentes veces en una lesión operada de tobillo en el hombro por una subluxación traumática, siéndolos resultados siempre positivos.

Aquel Octubre del 2002 empezamos a aplicar factores de crecimiento intraarticulares, en todos aquellos casos en lo que creíamos podían ayudar. Veníamos ya de la experiencia de la aplicación de Ácido Hialurónico en casos degenerativos articulares, procesos inflamatorios y postquirúrgicos articulares/osteocondritis, forage, sustitución del ligamento cruzado etc.

La aplicación de Ácido Hialurónico ayudaba sobretodo en el postoperatorio por su capacidad visco elástica, pero su tiempo de actuación era muy corto. Con los factores pudimos comprobar que se alargaba ostensiblemente la capacidad terapéutica.

Las posteriores tesis doctorales de los Dres. Carme Soler, e Ivan Serra , demostraron empíricamente en conejos, la capacidad de los factores para regenerar y cubrir espacios condrales, estudios posteriores y la experiencia acumulada durante estos años avalan la utilización de los PRP, reconocido como medicamento por la Agencia Nacional del Medicamento. La Fundación García Cugat, sigue trabajando en el campo de la medicina bioregenerativa, y los factores de crecimiento, los PRP, son sin lugar a dudas en este momento la estrella con máxima audiencia.