Monografía: Fijación Externa por Dr. Alexandre Tarragó.

Monografía: Fijación Externa por Dr. Alexandre Tarragó

 

Capítulo 8

ARTRODESIS

 

8.1 Introducción

La palabra Artrodesis viene del griego, arhtron: articulación y desis: ligar. Artrodesar es dejar sin movimiento lo que antes tenia, una artrodesis ha de ser siempre la ultima solución a un problema articular.
Dentro de lo traumático y agresivo que es el procedimiento de realizar una artrodesis en una articulación, el hecho de introducir la posibilidad de utilizar los fijadores externos como material quirúrgico para resolver el problema, simplifica, acelera el proceso, reduce el dolor, y minimiza el postoperatorio y favorece la funcionalidad, prácticamente desde el momento de realizar la técnica.

La artrodesis es un procedimiento quirúrgico encaminado a eliminar el movimiento de una articulación provocando una unión entre los huesos que forman dicha articulación. Para de alguna manera devolver la funcionalidad restringida a la extremidad.

 

8.2 Cuando hay que recurrir a la Artrodesis:

La artrodesis está indicada en procesos que cursan con dolor articular, inestabilidad y pérdida de la función articular de forma irreparable.
•  Malformaciones articulares.
•  Enfermedad articular degenerativa.
•  Fracturas irreparables y no uniones.
•  Luxaciones traumáticas y congénitas.
•  Artritis inmuno-mediadas.
•  Artritis sépticas.
•  Traumas graves en el carpo y tarso, generalmente en Tarso, heridas abrasivas si son traumáticas.
•  Perdida de funcionalidad irreparable, rotura total ligamentos.
•  Lesiones neurológicas (no siempre están indicadas).

 

8.3 Para que una artrodesis tenga éxito:

•  El resto de la extremidad afectada y las articulaciones adyacentes deben ser funcionales.
•  Las angulaciones de fijación de la articulación intervenida deben ser las fisiológicas, tanto en el plano de extensión-flexión, como en el grado de varo-valgo, como en el alineamiento rotacional del eje. Existen medidas goniométricas, de cual es el mejor ángulo que debe quedar después de la artrodesis, para que la extremidad sea lo mas funcional posible.
•  Un legrado o fresado agresivo de los cartílagos articulares y hueso subcondral, a fin de favorecer la nueva situación de continuidad.
•  Aplicación de injerto de esponjosa par reducir el tiempo de osificación, actualmente, la utilización de factores de crecimiento, las tres semanas posteriores a la cirugía, favorece y acelera la osificación. La practica de pequeños forages en las zonas de artrodesis, también favorecerán el proceso, a partir de una mayor neovascularización local..
•  Una buena fijación. Cuando hablamos de una buena fijación, no podemos centrarnos en un solo sistema de fijación, ni en un solo fijador, ya que la idiosincrasia de cada animal, las características de la articulación, los cuidados y atención postoperatoria, harán que nos decantemos por una u otra técnica y fijador.

Hay lesiones paralelas que pueden no indicar la realización de una artrodesis: enfermedades degenerativas, oncológicas y artritis sépticas.

Los sistemas habituales de fijación de las artrodesis son las placas de compresión de artrodesis, placas en “T”, tornillos de compresión, y agujas cruzadas con bandas de tensión. Son los métodos que actualmente encontramos en toda la bibliografía, y que de alguna manera esta inamovible.

Siguiendo nuestra filosofía de mínima invasión y mínima agresión a los tejidos, se plantea la utilización de la fijación externa como método de fijación para las artrodesis.

Se pueden utilizar muchos sistemas de fijación externa. Utilizaremos los más asequibles para la práctica y economía veterinarias: Meynard, OMS, Extrarius, Ilizarov, FESSA en algunos casos, Fijador Mini Ralca, y cualquier fijador que tenga la capacidad de estabilizar.
La artrodesis se realiza con mayor frecuencia en la articulación carpo cubito radial, y en la articulación del tarso con la tibia. En codo rodilla y humero son menos frecuentes.

Si tuviésemos que hacer una clasificaron tendríamos:
•  Muñeca - tobillo, cubito radio tarsal.
•  Codo - humero cubito radial.
•  Rodilla - fémur tibia.
•  Hombro - escápulo humeral.
•  Cadera, artroplastia o prótesis total de reemplazamiento.

La resolución en cada caso dependerá mucho del tamaño, edad, patología y peso del perro.