Tumores Mamarios

Comenzaremos por un caso poco habitual, se trata de Robin, un gato macho castrado de 6 años, que aparece en casa sangrando por el abdomen. Los propietarios creen que se trata de una pelea con el otro gato de casa.

Al valorar la situación, vemos que se trata de una masa que por lamido constante se ha reventado y que en su interior existe una masa dura. Esta masa se encuentra en una de las mamas del animal, en principio se puede pensar en una ginecomastia, pero el resultado de la citología, nos verifica un carcinoma.

Una vez desinfectado y tratado 48 horas con antibiótico y antiinflamatorio, se procede a la cirugía.

Se extraen las dos mamas siguientes, siguiendo el mismo protocolo que si de una hembra se tratara.

La anatomía patologica nos confirma el resultado de carcinoma mamario.

El animal se someterá cada seis meses a controles analíticos y radiografía de tórax, a fin de controlar recidivas o metástasis.

 

Resultado Anatomía Patologica