Monografía: Fijación Externa por Dr. Alexandre Tarragó

 

Capítulo 6

6.2 CASOS CLÍNICOS

6.2.1 Utilizando el fijador de OMS


Caso Clínico 1

Perro pastor alemán de 11 años de edad. Historia de luxación tibio tarsal a los dos años.
Presenta un proceso álgido inflamatorio, con mucho derrame en la exploración radiológica.

 

Figuras 1,2,3: Artrosis degenerativa inflamatoria, derrame y dolor. Perdida de líneas de congruencia articular. Articulación colapsada.

 

Presenta articulación tibio-tarsal totalmente colapsada, inflamación periarticular, derrame y zonas de necrosis ósea. Artrosis degenerativa grave.
Se procede a colocar un fijador de OMS en distracción y durante las cuatro semanas posteriores a la cirugía aplicamos factores de crecimiento.

 

Figuras 4, 5: Fijador de OMS en distracción máxima, aguja rota a las 5 semanas de montaje.

 

El fijador se deja durante ocho semanas, retirándolo y permitiendo la funcionalidad normal al animal.
Se aprecia una articulación limpia, con un contorno de las líneas articulares, ha desaparecido el aspecto inflamatorio periarticular y el colapso articular.

 

Figura 6: Sacar fijador a las 8 semanas.

 

La articulación tibio tarsal, queda con un grado importante de panartrodesis, lo que facilita la función no álgida, y la entre tarsal ha recuperado la congruencia articular.
Funcionalidad muy buena del animal. Pudiendo evitar una artrodesis radical, cirugía con un postoperatorio largo y molesto para un animal mayor.

 

Figuras 7, 8, 9: Línea de congruencia muy marcada, desaparece colapso articular.