Monografía: Fijación Externa por Dr. Alexandre Tarragó

 

Capítulo 6

Artrodiastasis.


La Artrodiastasis como técnica para tratar las rigideces articulares. Y los procesos inflamatorios infecciosos y/o degenerativos.
Cuando se nos plantea una situación de deterioro articular, rigidez y dolor, una de las soluciones mas comunes es la artroplastia con o no sustitución articular, prótesis.
Volkov y Oganesian en 1975 describen por primera vez la posibilidad de mantener una articulación en movimiento pero en reposo, sin que sus superficies articulares carguen una contra otra, esto se consigue con un fijador en distracción forzada.
• Eliminamos la fricción articular
• Se previenen movimientos anormales
• Se consigue remodelar o “enyesar” la superficie articular.
• Eliminamos la contractura en flexión y extensión.

1 - Permite la movilización de la articulación dentro de su arco de movilidad fisiológica.
2 - Estabiliza los segmentos óseos.
3 - Mantenemos espacios constantes entre los segmentos de la articulación a remodelar, evitando contactos óseos dolorosos.
4 - Permite la formación de un tejido cicatricial de interposición destinado a ser como un tejido de soporte y deslizamiento.

Es una técnica muy aconsejable para pacientes jóvenes, antes de recurrir a técnicas mas invasivas y agresivas. En animales adultos y viejos puede paliar y prolongar el conservar la articulación funcional.

Se debe aplicar la técnica en todos aquellos casos en los que estamos convencidos que el reposo, y la ausencia de rozamiento puede favorecer la reestructuración de la superficie articular y la perdida del dolor. Esto favorece la movilidad indolora de la articulación.

La aplicación conjunta de la Artrodiastasis unida al forage articular, incluso con la aplicación simultanea de los factores de crecimiento o la aplicación de hialurónico intraarticular, coadyuvaran el efecto terapéutico, acortando ostensiblemente el periodo del mismo y prolongando los beneficios.

 

6.1 TÉCNICA

La técnica consiste en fijar muy bien los dos bordes articulares, preferiblemente por encima de la línea fisaria, y mediante unos módulos transportables a forma de elongación producir una distracción forzada para conseguir esa distancia mínima necesaria que evite el rozamiento del cartílago, y la carga de los mismos.

Mantener la fijación durante un mínimo de cinco semanas en perros jóvenes y un máximo de doce semanas en animales adultos. Durante este periodo podemos aprovechar para aplicar el tratamiento adecuado que ayude al tratamiento mecánico. (Infiltraciones, factores crecimiento, hialurónico etc.)

-Nunca se puede considerara una técnica curativa, pero si paliativa.
-No es invasiva ni intraarticular.
-No impide la utilización de otra técnica después o durante. (Inspección artroscópica)
-Siempre mejora el estado del paciente.

 

6.2 CASOS EN LOS QUE UTILIZAR LA ARTRODIASTASIS

- Otra utilización con resultados muy interesantes, es en las fracturas diafisarias dístales intraarticulares en “Y” en animales jóvenes en la articulación humero cubito radial.

- En artrosis graves y en fenómenos agudos con inflamaciones puntuales su utilización también es beneficiosa. También lo hemos utilizado en sinovitis, y en procesos inflamatorios infecciosos, en casos de procesos parasitarios, lehismaniosis, erlichia. O producido por enfermedades autoinmune.
Dicho procedimiento, ayudara a desinflamar, reducir la sinovitis, quitar el dolor por apoyo o rozamiento y a controlar y eliminar la infección

- Las Artrodiastasis, serán también muy interesantes en los casos de fracturas articulares y periarticulares, a fin de conseguir una resolución de la fractura, proporcionándole, el espacio y la inmovilidad necesaria..

El fijador que se utilice, ha de ser un fijador, que se pueda realizar distracción, y que además de aguantar esta distracción, nos permita forzarla postoperatoriamente.